El periodismo me ha convertido en más solidario, más crítico, menos dogmático, menos cínico

“Tengo algo muy claro: siento pasión por este oficio que tiene que ver con pocos y sé que un periodista lo es desde la cuna a la tumba.

Soy periodista las 24 horas al día de cada uno de los 365 días del año. Soy periodista cuando duermo. Incluso mis sueños son de periodista. No seré yo quien os quite la idea de ser periodistas de la cabeza.

Mi pasión es el periodismo. Muchos de los mejores días de mi vida están vinculados al periodismo. Y algunos de los peores. Mis principales quebraderos de cabeza también me los ha provocado el periodismo.

No sé quién sería si no hubiese sido periodista. Quizá sería más feliz, tendría más tiempo libre para dedicárselo a mi familia o para perderlo en situaciones insulsas. Pero no sería mejor persona. Creo que el periodismo me ha convertido en más solidario, más crítico, menos dogmático, menos cínico.

El periodismo ha sido como un caballo veloz que me ha llevado a los lugares más oscuros del mundo y me ha obligado a enfrentarme a situaciones inimaginables. El periodismo me ha forzado a empaquetar el dolor acumulado y llevarlo escondido en una mochila invisible cuyo peso solo yo conozco.

Pero no me gustan los periodistas que hablan más de los que les pasa a ellos que de las situaciones que documentan. Cuanto más en contacto se trabaja con el sufrimiento, más debe huir el periodista del protagonismo. El periodista que habla de sí mismo traiciona a las víctimas y reduce el espacio de las historias que importan.”

 

Fragmento de Gervasio Sánchez, discurso Conferencia Inaugural del curso académico 2015-2016 Facultad Comunicación Sevilla.

 

 

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *