Cómo luchar contra la estupidez funcional en el trabajo

“Las organizaciones pueden hacer tres cosas: fomentar las preguntas, apoyar el realismo y dejar de utilizar palabrería. Pueden identificar los problemas a través de figuras que actúen como abogados del diablo, una persona cuya función no sea aportar soluciones sino entender qué está ocurriendo. Pueden apoyar el realismo de forma que sus empleados sean más honestos acerca de los problemas con los que se encuentran. También pueden utilizar el ‘pre mortem’, esto es, antes de comenzar un proyecto, hacer el ejercicio de imaginar que después de seis meses ha fracasado y pensar cuáles sería las posibles causas que habrían llevado el proyecto al desastre, lo cual ayudaría a atajar los problemas antes de que ocurran. Este tipo de cosas enfadarían a algunas personas, pero mejorarían la calidad de las decisiones.

Ayudaría mucho deshacerse del sesgo de autoservicio que tan común es en las empresas, esa tendencia a pensar que se puede hacer cualquier cosa el doble de rápido y por la mitad del coste del que en realidad se necesita. Por último, las organizaciones podrían abandonar esa palabrería vacía e innecesaria que ocupa gran cantidad del tiempo y de la vida de los empleados. Piense en las reuniones inútiles, en las declaraciones vacuas de estrategia, y en las declaraciones de valores. Debería alentarse a las personas a que se deshicieran de todas estas historias”, André Spicer entrevistado por Esteban Hernández en El Confidencial.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *