Hay un prejuicio contra la belleza

“Hasta hace bien poco se suponía que la mujer que se dedicaba a labores intelectuales debía desprenderse de su coquetería, de su deseo de gustar, para ofrecerle a los demás sólo una concentración cerebral de sí misma. Últimamente, he leído aquí y allá artículos que censuraban cualquier referencia física que se hiciera de una entrevistada, confundiendo el rijosismo, que lo ha habido y lo hay con frecuencia, con una saludable transmisión de lo que los ojos ven. Como es lógico, rara vez se hace referencia a la fealdad de un personaje, porque además es cuestionable cuando brilla la inteligencia, pero es triste tener que obviar la belleza cuando ésta salta a la vista.

Una mujer no debe ser juzgada por su físico, por supuesto, pero tampoco es lógico censurar que se celebre lo bello, igual que ocurre si se trata de un hombre”,  Elvira Lindo en ELPAÍS 

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *